Buscar
  • sarvizu

La verdad sobre los conservadores cosméticos


El uso de conservantes es una práctica que abarca desde el ramo alimenticio hasta el cosmético, en gran parte, debido a la necesidad de extender el tiempo de vida útil de nuestros productos. Y si bien muchos conservadores cumplen su función sin ocasionar ningún tipo de efectos adversos como en el caso del SymOcide y el Germall Plus, existen otros aditivos que a pesar de ser altamente tóxicos, continúan siendo utilizados como es el fenoxyetanol o phenoxyethanol.

Por esta razón, hemos preparado un post para contarte un poco sobre la verdad de los conservantes en la cosmética y cuáles recomendamos evitar.


Los cosméticos a lo largo de la historia

Podemos decir que los cosméticos han sido parte de la vida cotidiana de los seres humanos por más de 4000 años, basándonos en hallazgos arqueólogicos que se remontan al antiguo Egipto. Por lo tanto, sabemos que el cuidado personal y la estética, constituyen un factor vital en nuestra historia como civilización.

Al comienzo, los productos cosméticos eran elaborados, principalmente, en base a plantas y pigmentos naturales pero, desde la antigüedad, el hombre ha tenido la necesidad de conservar y mejorar sus fórmulas a través del uso de sustancias menos saludables, tal es el caso del mercurio, el cual, por ser un metal precioso, era considerado milagroso y, para los antiguos chinos, un elixir de inmortalidad cuando, en realidad, se trata de un elemento altamente tóxico. De esta forma, con el paso de los siglos, el ser humano ha continuado en la búsqueda de aditivos que mejoren y extiendan el tiempo de vida útil de sus productos para lo cual, las investigaciones en el campo de la química, han sido cruciales.

Hoy en día, la industria cosmética continúa haciendo uso de productos químicos para reforzar o conservar sus fórmulas, no obtante, la comunidad científica y algunas organizaciones regulatorias han alzado una voz de precaución con respecto a ciertos conservadores y el impacto nocivo que pueden generar.

Los conservantes más peligrosos

El número de sustancias químicas desarrolladas como conservantes es cada vez mayor debido al constante desarrollo y mejora de fórmulas por lo que, lamentablemente, muchos de estos no cuentan con las regulaciones y control de calidad que avalen su seguridad.

A pesar de esto, una gran cantidad de estos aditivos siguen siendo empleados en la elaboración de productos cosméticos y de cuidado personal, dando como resultado, un incremento en las reacciones alérgicas, enfermedades colaterales y, en los peores casos, el desarrollo de cáncer en los consumidores.

La mayoría de estos productos no cuentan con aval de laboratorios y son de mediocre elaboración. Teniendo esto en cuenta, listaremos para ti algunos de los conservantes más utilizados y que recomendamos evites al momento de realizar la compra de tus cosméticos:

¿Qué es el Fenoxietanol o Phenoxyethanol?

Este conservante es uno de los más empleados en productos cosméticos, especialmente en serums, si bien tiene buena acción bactericida. Algunas compañías suelen ocultarlo usando sus identificadores alternativos: Emery 6705, Rose Ether, Arosol, b-hydroxyethyl-phenyl ether, Dowanol EP/EPH, 1-hydroxy-2-phenoxyethane o Glycol monophenyl ether.

¿El Fenoxietanol o Phenoxyethanol es seguro de usar?

No, para que este conservador sea realmente eficaz debe ser usado en grandes dosis, lo que ocasiona numerosos efectos adversos. Por lo tanto, no es seguro su uso debido a que ocasiona dermatitis y otras irritaciones en la piel, además, actúa como un agente neurotóxico e inmunotóxico.

Otros conservadores poco seguros son los listados a continuación:

- Parafina: son muy populares en productos para el cuidado de la piel, siendo un ingrediente empleado, especialmente en serums y cremas corporales. Son etiquetadas como hidratantes pero en realidad este efecto es ficticio. Tapan los poros e impiden que la piel respire naturalmente, provocando irritaciones y enfermedades como el acné.

- Parabenos: los parabenos o parabenes son los conservantes más utilizados en la industria cosmética debido a su bajo costo. Pueden ser identificados como Germaben II, Methylparaben, propylparaben o butylparaben. Deben ser combinados con otros conservadores para tener una acción antibacterial medianamente eficaz, lo que los hace menos recomendables. Adicionalmente, estudios científicos los relacionan con irregularidades hormonales.

- BHA y BHT: recomendamos fuertemente que evites cremas y serums con los nombres butilhidroxianisol y Butilhidroxitolueno ya que, a pesar de tratarse de antioxidantes sintéticos, su uso está directamente relacionado con enfermedades endocrinas, hiperactividad y es considerado cancerígeno. En lugar de estos, son más recomendables aquellos cosméticos con base de ácido hialurónico o Vitamina C, ya que son antioxidantes 100% naturales acción de rápida y eficaz.

- Siloxano: se pueden identificar con esta terminación en numerosos productos cosméticos. Estos compuestos ofrecen una textura cremosa y agradable al tacto, por lo que son muy utilizados en cremas corporales. Sus efectos continúan bajo investigación, sin embargo, se sospecha que puedan ocasionar desbalances hormonales e infertilidad.

El desarrollo de productos cosméticos debe, ante todo, garantizar la seguridad de los consumidores, por esta razón, los productos bajo el sello QVENE como el serum anti-age de Vitamina C al 20%, el Efecto Botox o el Acido Hialuronico están específicamente desarrollados con ingredientes 100% naturales y conservantes seguros en orden de promover el cuidado personal y estético, además de ofrecer la mejor calidad del mercado.

259 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo